¿Qué es, para qué sirve y cómo funciona el Coaching ejecutivo?

Compartir articulo
Tabla de contenidos

¿Qué es el Coaching y el Coaching ejecutivo?

El coaching es una disciplina de gestión del cambio que ayuda a las personas y organizaciones a alcanzar su máximo potencial. A través de una serie de encuentros presenciales o virtuales, el coach acompaña a su cliente o “coachee” en un proceso de autoconocimiento y autoaprendizaje para que pueda descubrir sus fortalezas internas, desarrollar su máximo potencial y alcanzar las metas que se propone, alcanzando la mejor versión de sí mismo e impactando positivamente en su vida y en su entorno. 

El coaching es pasar del “no puedo” al “soy capaz”.

Entonces, ¿qué es el coaching ejecutivo? El coaching ejecutivo, también llamado organizacional o empresarial, es una rama dentro del coaching que se dirige especialmente a profesionales, empresarios, emprendedores, directivos, mandos intermedios y gerentes, que quieran alcanzar ciertos objetivos y mejorar su rendimiento en el ámbito empresarial.

Cada vez más organizaciones recurren al coaching empresarial para impulsar su eficacia, su productividad y sus índices de bienestar. Su práctica se ha ido extendiendo enormemente en los últimos años en organizaciones de todo tipo y tamaño con excelentes resultados y un retorno de la inversión muy positivo.

Uno de los padres del coaching organizacional fue John Whitmore que explicaba cómo esta rama se enfoca en el desarrollo personal y profesional, utilizando herramientas para guiar el proceso de coaching hacia resultados medibles y sostenibles. ¿Qué es el coaching ejecutivo para Whitmore? 

“El coaching ejecutivo se centra en liberar el potencial de las personas para incrementar al máximo su desempeño y mejorar su rendimiento en el ámbito empresarial”. John Whitmore

¿Qué es un coach?

El coach es un facilitador del proceso de aprendizaje y desarrollo. La función del coach no es proporcionar respuestas o soluciones, sino acompañar y hacer preguntas poderosas que ayuden al cliente a reflexionar y descubrir sus propias herramientas para alcanzar los objetivos que se propone.

“El coach es un líder, un soplador de brasas; es detective, provocador y alquimista”, Leonardo Wolk

La etimología de la palabra coach comparte raíz con “coche” y data del siglo XVI. Es significativo ya que los coches de caballos de la época eran los que te ayudaban a llegar a tu destino más rápido y de manera segura. Alrededor de 1830 se documenta por primera vez el uso del término coaching en inglés con el sentido de “instructor” o “entrenador”. 

“Un coach no ve a las personas como son, sino cómo pueden llegar a ser.”  John Whitmore

¿Qué es y qué no es el coaching?

El coaching es una disciplina de gestión del cambio, que por medio del acompañamiento del coach fomenta en el cliente o “coachee” el autoconocimiento y autoaprendizaje con los cuales puede lograr los objetivos que se propone generando un cambio positivo en su vida y en las personas que lo rodean.

El coaching no es un proceso terapéutico, por lo que se diferencia de la psicología y la psiquiatría. El coaching es una disciplina que se centra en el presente y está orientada al futuro. No trabaja con personas que presentan patologías o crisis psicológicas sino que acompaña a personas que están atravesando cambios vitales para descubrir sus herramientas internas, desarrollar su máximo potencial y lograr sus objetivos.

A diferencia de las terapias psicológicas o psiquiátricas, el coach no puede prescribir medicación y los procesos suelen ser más breves, entre 12 y 16 sesiones, según lo acordado con el cliente.

¿Para qué sirve el Coaching ejecutivo?

El coaching ejecutivo o coaching empresarial, como disciplina de gestión del cambio que ayuda a las personas y organizaciones a alcanzar su máximo potencial, es de enorme ayuda en las empresas y ha demostrado tener resultados tangibles y un retorno de la inversión muy positivo.

Algunos de los beneficios del coaching ejecutivo en una organización pueden ser:

  1. Mejorar la productividad y rendimiento personal.
  2. Fomentar el liderazgo efectivo.
  3. Mejorar la comunicación y las relaciones directivo-colaborador.
  4. Fortalecer el clima laboral, la motivación y el entusiasmo de los equipos.
  5. Reforzar la confianza y autoestima de las personas.
  6. Aumentar la implicación y el compromiso con la organización.
  7. Producir un incremento en valores corporativos y humanos.

¿Cómo sé si necesito coaching ejecutivo en mi empresa?

Una buena manera de saber si necesitas coaching en tu organización es ver si éste te puede ayudar con tus KPIS y objetivos actuales de tu equipo o área.

Es probable que necesites coaching ejecutivo si tienes compartes algunas de estas metas:

  • Si deseas mejorar el clima laboral, los valores y el compromiso.
  • Si buscas incrementar la retención de talento y disminuir la rotación.
  • Si quieres aumentar la productividad de algún equipo y sus resultados.
  • Si buscan innovación y crecimiento en el mercado.
  • Si intentas mejorar el liderazgo, la comunicación y las relaciones.

Muchas organizaciones buscan coaching en momentos de reestructuración, cambios o crisis ya que, como afirman Ann Betz y William Arruda, está científicamente probado que  el coaching profesional ayuda a reducir el estrés. Además el coaching permite que las personas puedan procesar mejor lo que está sucediendo y encontrar su propia resiliencia y capacidad. También permite que las  personas puedan navegar el cambio y aprovecharlo como oportunidad para reafirmar su propósito.

¿Por qué es importante el coaching organizacional en las empresas?

El coaching ejecutivo es importante ya que no todos los líderes han tenido la oportunidad de capacitarse en habilidades blandas. El coaching no solo ayuda a mejorar la productividad y rendimientos de los equipos, sino que también fortalece las habilidades de comunicación, ayuda a mejorar el liderazgo y las relaciones directivo-colaborador.

Gracias a esto, se vuelve una herramienta indispensable cuando la empresa desea mejorar el clima laboral, los skills de liderazgo de sus gerentes o incrementar los resultados del negocio.

A su vez el coaching es ideal para acompañar a las organizaciones que están atravesando cambios o transformaciones. Un acompañamiento en coaching a los gerentes y líderes suele proporcionar un efecto dominó notable en todos sus equipos . Lo más probable es que esto conduzca a cambios positivos para las personas de la organización, un retorno de la inversión y un crecimiento sostenible.

¿Cómo funciona el coaching ejecutivo? Las 4 etapas

A diferencia del coaching personal, one to one, el coaching ejecutivo involucra tres partes: La empresa contratante llamada “sponsor”, el coach que brinda el acompañamiento y el cliente o “coachee”, quien hará el proceso.

  1. Una vez que la empresa decide contratar coaching, el primer paso es determinar junto al coach o agencia de coaching cuáles son los puestos estratégicos que más pueden aprovechar esta herramienta. Allí se decide estratégicamente qué roles son los que recibirán coaching.
  1. El segundo paso es la reunión tripartita en la que los líderes que han contratado el servicio, llamados “sponsors” se reúnen con el coach y el miembro de su empresa que hará el proceso, llamado cliente o “coachee”. En esta reunión se definen los objetivos del programa y los compromisos de cada una de las partes. Comúnmente se firma un acuerdo.. Cabe destacar que el coach asume completa confidencialidad en su proceso de coaching hacia su coachee. 
  1. El tercer paso es la evaluación 360°.  Antes de comenzar las sesiones, el cliente o coachee realiza una evaluación 360° para medir su rendimiento actual. Una vez realizada esta evaluación, comienzan los encuentros con el coach, que son 100% confidenciales. Las primeras sesiones estarán destinadas a establecer los objetivos personales del cliente que estarán alineados con los objetivos generales del sponsor.
  1. Por último, una vez terminado el proceso de coaching, que suele durar entre 8 y 12 sesiones,  el cliente vuelve a realizar una evaluación 360° en la que mide su nuevo rendimiento después del proceso. A través del contraste entre la evaluación inicial y final el coach presenta un informe con resultados del proceso al “sponsor” o empresa contratante.

Sin duda el coaching ejecutivo es una herramienta que seguirá expandiéndose y potenciando a cada día más organizaciones en todo el mundo. Desde Bonum Coaching trabajamos por llevar el mejor coaching ejecutivo a todas las organizaciones de habla hispana. Sabemos el potencial transformador del coaching y queremos acercarlo a cada persona que lo necesite para crear un entorno laboral y un mundo cada día mejor.

Compartir articulo

Te puede interesar

📬 El legado de Kahneman: Decidir en la era digital

LA NOVEDAD QUE MÁS NOS HA INSPIRADO Tomar buenas decisiones: el arte …

📬 Buenas prácticas para potenciar el talento de mujeres líderes

LA NOVEDAD QUE MÁS NOS HA INSPIRADO Liderazgo, mujeres y coaching – …

Rotación, retención y feedback

Ha sido comprobado en estudios recientes que un feedback (retroalimentación) de baja calidad contribuye …